La bahía en calma

La pesca se había convertido en su momento de paz, dónde podía olvidarse del peso de dirigir la corporación Las barreras de privacidad, pantallas holográficas que imitaban un horizonte marino nocturno e ilimitado, le permitían sentirse solo. La barca se dirigió a su zona asignada y al llegar allí encendió los motores antigravitatorios para elevarse... Leer más →

Tic, tac, tic, tac…

No había reloj en el tanatorio, ningún “ti-tac” analógico, ni los números cambiantes de un segundero digital que permitieran a Lorena percibir el paso del tiempo. Solo el ordenado y sistemático desfile de conocidos, pseudoconocidos y desconocidos que le daban el pésame para pasar a la siguiente sala. Allí les esperaba Javier, aunque no al... Leer más →

Cosas extrañas

Durante este verano he participado en un reto. Escribir una historia de trescientas palabras cada semana utilizando los Story Cubes. Este fue el primero con el juego de dados básico. Y sí, me acababa de ver Stranger Things cuando lo escribí. *** Los chicos avanzaban por el camino viejo iluminándolo con sus linternas. Les guiaba... Leer más →

La oficina

Los oficinistas atendían a los clientes susurrando a través de los comunicadores que llevaban implantados en su maxilar inferior. Se sentaban en sillones ergonómicos, reclinados cómodamente, iluminados por las pantallas holográficas necesarias para el trabajo. Un manojo de cables conectaba cada uno de los asientos con la parte posterior del cráneo; el conector permitía realizar... Leer más →

Diplomacia

  Soy Andradae Guinel, Tercera Secretaria de los Jokael. Ahora contaré lo que vi y escuché a la llegada del otrora Rey Jaleern a las cortes celestes de Iphenia. Los Jokael fueron en otro tiempo humanos. En su búsqueda de la divinidad llegaron a pactos con seres oscuros y entidades alienígenas, revivieron ciencia prohibida y... Leer más →

El Viejo Rey

Yo estuve allí el día que el viejo Rey cayó. Lo vi todo con estos ojos, hermano. Y no creas que en aquel entonces era un don nadie: trabajaba en palacio, aprendiz del armero, ni más ni menos. Así que, por unos créditos y una ronda, puedo darte la versión más veraz del cambio de... Leer más →

Campeón

Era costumbre en los pueblos del valle tener un campeón. Dicho campeón se ocupaba de representar y defender al pueblo cuando era menester. Así pues, Cabeza de cordero tenía a Abarna «la fiera», que blandía a segarodillas, su espada; o Lagohondo, que contaba con la ayuda de Delwer Brazofuerte. Bajomontaña no tenía campeón. Los pétreos... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑